Genera México 35 mil toneladas anuales de residuos de pilas


(Notimex)- La Universidad Iberoamericana (UIA) plantel Puebla dio a conocer que en México cada año se generan unas 35 mil toneladas de residuos de pilas, las cuales, consideró, deberían ser devueltas a fabricantes para su reciclaje y reutilización.

La catedrática del Departamento de Ciencias e Ingenierías de la UIA, María Dolores DOporto Almazán, señaló que la mayoría de estos desechos no son procesados correctamente, lo que provoca una severa contaminación ambiental.

"Las pilas y baterías están hechas de mercurio, cadmio, níquel, litio y magnesio, metales que contaminan el agua, el aire, tierra, y envenenan a plantas y animales, además de que pueden causar una variedad de enfermedades y padecimientos en el cuerpo humano", comentó.
Al poner en marcha el programa permanente de reciclaje de pilas denominado "Recárgate ayudando", la especialista dijo que entre los efectos del mercurio sobre las personas, se sabe que ocasionan daños al sistema nervioso, funciones del cerebro, al ADN y cromosomas, entre otros.
DOporto Almazán agregó que en las últimas cuatro décadas y media, en el país se han liberado al ambiente 20 mil 169 toneladas de cadmio, metal que provoca diarreas, dolor de estómago y vómitos severos, además de fallas en la reproducción e incluso de infertilidad.

"Se tienen reacciones alérgicas, irritación en la piel, cansancio y dolor de cabeza; efectos negativos en la reproducción, daño en el esperma, defectos de nacimiento y abortos", subrayó.
Refirió que de 1990 a 2002, de pilas de níquel se liberaron 22 mil 63 toneladas, cuyo elemento, inhalado en altas cantidades, ocasiona elevadas probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón, nariz, laringe y próstata.

La especialista agregó que también provoca enfermedades y mareos después de la exposición al gas de níquel; embolia pulmonar, fallos respiratorios, defectos de nacimiento, asma y bronquitis crónica, así como reacciones alérgicas y erupciones cutáneas.

Señaló que en el caso del manganeso, se calcula que en las últimas cuatro décadas se han liberado al ambiente 145 mil toneladas, metal que causa síntomas de esquizofrenia, depresión, debilidad de músculos, dolor de cabeza e insomnio.

DOporto Almazán subrayó que se debe evitar arrojar las pilas al inodoro, a ríos o a cualquier otra fuente de agua, y tampoco deben ser quemadas o enterradas, porque contaminan el suelo y el aire.

"La recomendación para la ciudadanía es que los depositen en contenedores que se encuentran en los estacionamientos de diferentes centros comerciales o en los contenedores que se ubican en los principales accesos de la UIA Puebla", apuntó.

Artículo Relacionado:

Reciclaje de Baterias

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un trabajador de sistemas enojado es de cuidado

Aldea Digital: México DF

Franklin EVDO USB Modem Review - CDU 680