Archivo de la etiqueta: grafico

El carácter retórico del diseño gráfico

Luis Antonio Rivera Diaz
Por Antonio Rivera

El diseño gráfico es un quehacer retórico porque afronta problemas que requieren el hallazgo de argumentos persuasivos dispuestos y expresados a través de tropos o figuras retóricas.

Los problemas que afronta el diseñador tienen como característica esencial su indeterminación. Comprender esta circunstancia es una condición necesaria para aquéllos que nos interesamos en proponer modelos educativos para la enseñanza superior del diseño gráfico. Los problemas indeterminados no pueden resolverse de manera apriorística, porque cada uno tiene un alto grado de especificidad y por ende, la comprensión de dicha especificidad está vinculada directamente con la estrategia a seguir para su solución. Por lo anterior, quien afronta un problema indeterminado no puede proceder deductivamente.

Los problemas de diseño gráfico son indeterminados: cada caso emerge de clientes o demandantes de diseño que entre sí poseen intenciones diferenciadas, e igualmente los auditorios o destinatarios de cada mensaje son distintos; lo mismo sucede con los contextos en los que se desarrolla y se desarrollará la comunicación, éstos varían muchas veces de manera significativa de un problema a otro. Analizando el ejercicio profesional del diseño gráfico se puede constatar lo anterior. Un mismo diseñador puede enfrentar problemas tan variados como el diseño de la imagen y el manual corporativo de una empresa transnacional o el diseño de un libro sobre el oficio de anticuario.

Leer artículo completo…

Quiénes Somos

Somos un equipo de desarrollo compuesto por diseñadores gráficos, industriales, de interiores, multimedia, programadores, publicistas, fotógrafos, ilustradores, especialistas en redes y técnicos de imprenta.

Con amplia experiencia en el desarrollo de Identidad Corporativa, Marcas y Comunicación Visual. Este ambiente multidisciplinario nos permite enfocar sus necesidades desde distintos puntos de vista e integrarlos en una solución única.

Vende más con ayuda de tu imagen

La imagen sí vale más que mil palabras.

Suena trillado, pero la imagen sí cuenta. Este factor puede potenciar o dificultar las ventas de cualquier empresa, pues: “El 93% del impacto que provoca una compañía en el cliente es visual”, dice David Navarro, Consultor de Imagen.

Es así como la apariencia adecuada y el correcto comportamiento de los empleados pueden ayudar a potenciar las ventas de tu empresa, no importa si ésta es grande o pequeña.

La primera impresión que tu empresa crea en el cliente es crucial para proyectarle confianza, credibilidad, calidad y buen servicio.

Antes de desdeñar el poder que la imagen tiene en las ventas, recuerda que la mayoría de las veces el cliente, antes de entrar en contacto con la empresa, ya se ha formado una imagen acerca de ella gracias a los comentarios de terceros o la publicidad que ha visto.

Éxito o fracaso, depende de ti.

La imagen potencia o dificulta una venta, dependiendo si es utilizada como un obstáculo o un catalizador, asegura Navarro.

Al igual que en la imagen personal, la primera impresión que el consumidor tiene sobre cualquier empresa, determinará la base sobre la cual construirá la imagen que se forme. De acuerdo con esa primera impresión, el cliente se crea una expectativa de calidad y buen servicio.

Una buena imagen puede ser una gran carnada para atraer clientes, al mismo tiempo que una imagen descuidada puede ahuyentar a los consumidores.

El éxito está en tus manos.

Las instalaciones también son clave, están ligadas al punto anterior y pueden constituir un poderoso estímulo positivo. Según explica Navarro, la imagen de las instalaciones está relacionada con dos aspectos:

  • Su apariencia física: que comprende la iluminación, el espacio, la temperatura, la música, el aroma, la limpieza, el orden y la imagen de marca de tu producto o servicio. Diversos estudios comprueban que más del 60% de la decisión de compra se realiza en el punto de venta.
  • La atmósfera profesional que proyectan: en ésta se encuentran importantes aspectos como la eficiencia que se observa y se vive, el grado de colaboración del personal, la cortesía, la amabilidad, la atención y el trato al cliente, mismos que no deben confundirse con el simple hecho de sonreír y decir “gracias por su compra”.

Los empleados son reflejo de tu empresa
Cada vez que un empleado atiende al cliente, éste constituye el estímulo de imagen más poderoso para la venta, pues él es el encargado de afirmar o negar la concepción que el cliente tiene de la organización.

Aquí entran en juego tres estímulos trascendentales:

  1. Su apariencia o imagen personal. ¿Comunica eficiencia, conocimiento, profesionalismo, confianza y credibilidad?, ¿Va de acuerdo al producto o servicio que se ofrece?
  2. Su actitud, que constituye la base de una buena relación con los clientes, quienes siempre desean una excelente atención, servicio, buena disposición, amabilidad, dinamismo y entusiasmo.
  3. Los valores que garantizan al cliente que está ante una empresa sólida y no experimental, que ha pensado en proporcionarle una grata experiencia a lo largo de todo el proceso de la venta y postventa. Toda empresa debe investigar qué valores son apreciados por los clientes y también qué valores los diferencian de la competencia.

Si su empresa necesita una imagen o rediseño, ¡Llamenos!

FusiónTribal | Diseño Gráfico & Web