Las Posadas

Aprovechando las fiestas decembrinas, anduvé de vacaciones en la ciudad, encontré en Santiago Tepalcatlalpan, Xochimilco una manera poco común de celebrar las posadas. Enmarcado en una festividad llena de sincretismos, dada la tradición católica, por los rezos al niño jesus, la peregrinación, los chinelos, los aguinaldos, tamales, atole y cohetes. Es ésta una de las formas en que las posadas aún sobreviven con mayor cercanía a su concepto original.

En los últimos tiempos, cada vez es menos común la realización de las posadas siguiendo la forma tradicional, hasta el punto de que actualmente se le denomina «posada» a cualquier fiesta celebrada dentro del período comprendido en los nueve días previos a la Navidad, aunque dichas fiestas no sean propiamente posadas, llegando inclusive a darse el hecho de realizar fiestas en los días anteriores al periodo de posadas y se les llama preposadas, lo cual es para mucha gente es un pretexto para hacer fiestas, paganizando la costumbre.

Algo que ha ido tomando fuerza, para escándalo de muchos católicos devotos, es el denominado Maratón Guadalupe Reyes, que consiste en consumir en demasía tanto comida como bebidas alcohólicas, entre el 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, hasta el 6 de enero, Día de Reyes.

Si tienen interes en acercarse a una celebración un poco más genuina sin salir de la ciudad les recomiendo visitar Santiago, la celebración comienza desde la una de la tarde, la posada en sí es alrededor de las nueve de la noche. Si siguen la peregrinación les tocará su merecido aguinaldo.