El Búfalo de la Noche | Crítica acerca de la Pelicula

Ayer finalmente me decidí a ver la pelicula: El Búfalo de la Noche basada en la novela de Guillermo Arriaga.

Guillermo Arriaga

El Libro

Me interesé por la pelicula luego de haber leido la novela, la cual me parecio excelente. Con una narrativa especialmente descriptiva no dejaba cabos sueltos. La inmersión psicológica en cada uno de los personajes es tal que vives el drama a flor de piel a lo largo de toda la novela. Es el reflejo de los años de estudio hechos por Arriaga en siquíatricos de la Ciudad e México, lo que le da sabor a la historia. Te genera una adicción por llegar al final.

Cartel El Búfalo de la Noche

La película

El Búfalo de la Noche, dirigida por Jorge Hernández Aldana, basada en la novela homónima de Guillermos Arriaga. Ha sido un desafortunado incidente, la novela en sí misma es estúpenda. Pero la dirección, sumada a las pésimas actuaciones de Liz Gallardo, Irene Azuela, Gabriel González y Diego Luna (a Camila Sodi, no la menciono, pues su participación fué completamente irrelevante dentro del filme) deja mucho que desear. La sensación acartonada y falta de expresividad de los actores no intuye ni siquiera el drama personal al que debió haberse sujetado el hilo conductor de las relaciones entre los personajes. Manuel (interpretado por Diego Luna) personaje central de la historia se queda en el limbo debido a la falta de introspección a ciertas acciones. Las retrospectivas se usan para esbozar situaciones del presente y no completan el cuadro psicológico necesario para justificarlo. Y asi podríamos decir de los demas personajes, quedan aislados dentro de la historia.

El guión

La adaptación de éste a la pantalla grande parece estar sujeta a interéses de producción (Arriaga fué el productor). Como se observa en los créditos, el director casí no metió su cuchara, además de ser practicamente su opera prima. Quedó una historia hecha de recortes mal pegados. Escenas como la de Tania después de haber sido «desvirgada» por Manuel y la mancha de sangre se debieron haber sujetado a la del libro, queda claro lo importante de ese momento y no pasa desapercibido como sucedió en la película. O el porqué tenían la exclusividad del uso del cuarto 803, o el punto más importante de la historia: el doble juego de Tania con Manuel y Rodrigo, no se observa el engaño ni se hace participe al espectador en tal descubrimiento. Las situaciones de tensión son manejadas con elementos básicos del lenguaje cinematográfico: inestabilidad de la imagen y cambios bruscos de cuadro. Considero que existiendo tantas formas de introducir al espectador en la historia, se hayan basado en la fórmula plana.

Tania (Liz Gallardo) en el cuarto 803

Sé que resulta difícil componer una historia tan compleja en tan pocos minutos. Sin embargo Arriaga lo ha hecho antes en filmes como Los Tres Entierros de Melquiades dirijida por Tommy Lee Jones, con la que demuestra que solo basta un buen director para hacer una buena película. Basados en la premisa de que las historias de Guillermo Arriaga ya de por si son buenas.

La publicidad

La inversión debió ser enorme, miré en parabuses, en el metro, espectaculares, revistas, diarios y hasta en búsquedas patrocinadas en yahoo, google y msn. Carteles y referentes a la pelicula. Entrevistas y articulos payoleados como los de Chilango.

El sexo vende y mucho

Liz Gallardo en El Búfalo de la noche Wallpaper 4

Una de las controversias es el uso de la imagen de Camila Sodi en el cartel. Un elemento de gancho nada más, dado que Diego Luna mantiene una relación amorosa con dicha actríz (¿actríz?). Su participación pudo ser omitida, pues dentro del drama presentado en la pelicula, no se le da justificación. Lo único que valdria la pena son las escenas de Camila, Liz e Irene desnudas, por si a alguien le interesa. No esta demás…

Mi conclusión: No vale la pena ver la pelicula, mejor lea la novela. Y Arriaga, debe dedicarse a lo que mejor sabe hacer: escribir. Rodearse de buenos directores y ser más humilde.

***********************
+info:
El Perro Cafe | Blog
La Jornada