Archivo de la categoría: tradicion mexicana

Vajilla Coca Cola 2008

Durante más de 8 décadas en México, Coca-Cola ha acompañado a la familia en momentos especiales, y uno de los más importantes es la hora de la comida.

“Todo el mundo a la mesa” es una de sus campañas más recientes, a la cual pertenece la colección de una práctica vajilla diseñada por La Jabonera, estudio de diseño y gestión creativa, ubicado en Querétaro, el cual está integrado por Mara Montañés, diseñadora gráfica y Jorge Moreno Arózqueta diseñador industrial.

Esta campaña estará vigente hasta el 30 de junio a nivel nacional. La mecánica de canje varía según la región, pero en el Valle de México participan Coca-Cola, Fanta y Lift en presentación de 2.5 litros.

¿A ustedes les gustó el diseño de esta vajilla?

Fuente: a! Diseño

Navidad

Navidad

Cuando compramos los regalos de Navidad, decoramos el árbol o nos reunimos con la familia alrededor de la cena navideña, raramente nos detenemos a pensar cómo se fueron formando esas tradiciones milenarias, algunas de ellas mucho más antiguas que el propio cristianismo.

La conmemoración del nacimiento de Jesús, la fiesta más universal de Occidente, se celebró por primera vez el 25 de diciembre de 336 en Roma, pero hasta el siglo v, la Iglesia de Oriente siguió conmemorando el nacimiento y el bautismo del ‘niño Dios’ de los cristianos el 6 de enero. El nombre de la fiesta Navidad, proviene del latín nativitas, nativitatis (nacimiento, generación).

En siglos posteriores, las diócesis orientales fueron adoptando el 25 de diciembre, y dejando el 6 de enero para recordar el bautismo de Cristo, con excepción de la Iglesia armenia, que hasta hoy conmemora la Navidad en esa fecha de enero.

No se conoce con certeza la razón por la cual se eligió el 25 de diciembre para celebrar la fiesta navideña, pero los estudiosos consideran probable que los cristianos de aquella época se hubieran propuesto reemplazar con la Navidad la fiesta pagana conocida como natalis solis invicti (festival del nacimiento del sol invicto), que correspondía al solsticio de invierno en el hemisferio norte, a partir del cual empieza a aumentar la duración de los días y el sol sube cada día más alto por encima del horizonte.

Una vez que la Iglesia oriental instituyó el 25 de diciembre para la Navidad, el bautismo de Jesús empezó a festejarse en Oriente el 6 de enero, pero en Roma esa fecha fue escogida para celebrar la llegada a Belén de los Reyes Magos, con sus regalos de oro, incienso y mirra.

A lo largo de los siglos, las costumbres tradicionales vinculadas a la Navidad se desarrollaron a partir de múltiples fuentes. En esas tradiciones, tuvo considerable influencia el hecho de que la celebración coincidiera con las fechas de antiquísimos ritos paganos de origen agrícola, que tenían lugar al comienzo del invierno.

Así, la Navidad acogió elementos de la tradición latina de la Saturnalia, una fiesta de regocijo e intercambio de regalos, que los romanos celebraban el 17 de diciembre en homenaje a Saturno.

Y no hay que olvidar que el 25 de diciembre era también la fiesta del dios persa de la luz, Mitra, respetado por Diocleciano, y que había inspirado a griegos y romanos a adorar a Febo y a Apolo.

En el Año Nuevo, los romanos decoraban sus casas con luces y hojas de vegetales y daban regalos a los niños y a los pobres, en un clima que hoy llamaríamos ‘navideño’ y, a pesar de que el año romano comenzaba en marzo, estas costumbres también fueron incorporadas a la festividad cristiana.

Por otra parte, con la llegada de los invasores teutónicos a la Galia, a Inglaterra y a Europa Central, ritos germánicos se mezclaron con las costumbres celtas y fueron adoptados en parte por los cristianos, con lo que la Navidad se tornó desde muy temprano una fiesta de comida y bebida abundante, con fuegos, luces y árboles decorados.

La Navidad que celebramos hoy es, pues, el producto de un milenario crisol en el que antiguas tradiciones griegas y romanas se conjugaron con rituales célticos, germánicos y con liturgias ignotas de misteriosas religiones orientales.

Texto extraído del libro: La fascinante historia de las palabras

Las Posadas

Aprovechando las fiestas decembrinas, anduvé de vacaciones en la ciudad, encontré en Santiago Tepalcatlalpan, Xochimilco una manera poco común de celebrar las posadas. Enmarcado en una festividad llena de sincretismos, dada la tradición católica, por los rezos al niño jesus, la peregrinación, los chinelos, los aguinaldos, tamales, atole y cohetes. Es ésta una de las formas en que las posadas aún sobreviven con mayor cercanía a su concepto original.

En los últimos tiempos, cada vez es menos común la realización de las posadas siguiendo la forma tradicional, hasta el punto de que actualmente se le denomina «posada» a cualquier fiesta celebrada dentro del período comprendido en los nueve días previos a la Navidad, aunque dichas fiestas no sean propiamente posadas, llegando inclusive a darse el hecho de realizar fiestas en los días anteriores al periodo de posadas y se les llama preposadas, lo cual es para mucha gente es un pretexto para hacer fiestas, paganizando la costumbre.

Algo que ha ido tomando fuerza, para escándalo de muchos católicos devotos, es el denominado Maratón Guadalupe Reyes, que consiste en consumir en demasía tanto comida como bebidas alcohólicas, entre el 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, hasta el 6 de enero, Día de Reyes.

Si tienen interes en acercarse a una celebración un poco más genuina sin salir de la ciudad les recomiendo visitar Santiago, la celebración comienza desde la una de la tarde, la posada en sí es alrededor de las nueve de la noche. Si siguen la peregrinación les tocará su merecido aguinaldo.

Piñata

La piñata es una construcción artesanal hecha con barro y papel o sólo papel que se usa como representación de los pecados capitales en la religión católica, se debe de romper con un palo que representa la fortaleza y fuerza de Dios, y al romperse caen dulces o frutas con las que estaba rellena, estas son recompensas y dones por vencer al pecado.También la gente lo conoce como piños aunque no se conoce

Se presume que el origen de la piñata es chino. En las celebraciones del Año Nuevo chino, se construía un animal de papel, que era rellenado por cinco tipos diferentes de semillas. El viajero Marco Polo llevó la costumbre a Europa. En Italia se adoptó el nombre pignatta y se le dio un sentido religioso, ajustándola a las fiestas de la cuaresma.

De acuerdo a la tradición religiosa adoptada en España y posteriormente en América en el siglo XVI, la piñata debe ser en forma de estrella con siete picos, cada pico es un pecado capital. En esta tradición, se dejó de asociar estrictamente a la cuaresma con las piñatas. La tradición en algunos otros países consiste en romper piñatas en tiempo de Navidad, durante la celebración de Las Posadas y, asimismo, en celebraciones de cumpleaños. En los casos de aniversarios, las piñatas adquieren la forma normalmente de algún personaje famoso o de una película o caricatura de moda.

En España, las fiestas de Carnaval suelen concluir con un baile o verbena llamada «de Piñata», que se celebra el fin de semana siguiente al Miércoles de Ceniza. En el transcurso de la misma se abre o rompe uno de estos festivos cascarones repleto de papelillos de colores y regalos.

El significado de las piñatas se refiere básicamente a la lucha escatológica del bien contra el mal, en la que el mal es representado por la piñata misma.

La piñata debe ser una estrella de siete picos, los cuales simbolizan a los siete pecados capitales. La piñata es vistosa y con muchos colores, lo cual simbolizan lo atractivo de las tentaciones y el pecado.

Mientras que la vara que la golpea, simboliza los dones que Dios da para vencer al mal, o bien a Jesucristo mismo. El estar con los ojos vendados, simboliza la fe, que no necesita «ver para creer». Los dulces que caen tras la destrucción de la piñata, representan la gracia que se recibe con el perdón de los pecados.

En México, mientras que una persona pasa a pegarle a la piñata, se canta esta canción:

Dale, dale, dale, no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino. Dale, dale, dale, no pierdas el tino, mide la distancia que hay en el camino. Dale, dale, dale, no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino. Dale, dale, dale, dale y no le dio, quiten le el palo porque sigo yo. pouêt o también se usa esta versión: Dale, dale, dale no pierdas el tino por que si lo pierdes pierdes el camino ya le diste uno ya le diste dos ya le diste tres y tu tiempo se acabo

En Cuba la tradición de las piñatas se circunscribe a los cumpleaños infantiles, despojada de todo significado religioso, y resulta impensable una de estas fiestas de aniversario sin una piñata. Sus características difieren del modelo de cuaresma, y más bien se derivan del carnaval, pues esta piñata no es golpeada con palo, sino que, en su parte inferior se le fijan cordeles. Los niños toman un hilo cada uno, y a la orden de voz de un adulto, tiran y desprenden el fondo de la piñata, de la cual saldrán caramelos, confetis y juguetes pequeños, que serán disputados en un divertido tropel.

Las formas de la piñata pueden ser con figuras de personajes de dibujos animados, o estructuras como barcos, casas o aviones.

Los invito a que visiten la exposición de Piñatas en el Museo de Arte Popular

Fuentes:

Wikipedia

Exposición | 1er Concurso de Piñatas Mexicanas 2007

El Museo de Arte Popular, continuando con su labor de revaloración de las tradiciones mexicanas, y dada la cercanía de las fiestas decembrinas convocó a participar a los artesanos en el 1er Concurso de Piñatas Mexicanas | 2007.

La creatividad e ingenio de artesanos mexicanos se hace presente en la exposición que dio resultado dicho concurso.

Aquí los ganadores

La exposición es del 25 de Noviembre de 2007 al 30 de Enero de 2008, en el Museo de Arte Popular (MAP), ubicado en Revillagigedo No. 11, esquina Independencia, Centro Histórico.