Archivo de la categoría: Revista Digital

ForoAlfa | El medio no es neutro

foro alfa

Por Andrés Muglia

Comentarios sobre la problemática del medio en la construcción de la comunicación y la información.

El presente apunte está relacionado con el texto de Joan Costa «60 años de comunicación», publicado en este mismo medio.

La intención de debatir queda invalidada desde el momento en que el señor Joan Costa se constituye como una celebridad en el mundo del diseño, y quien esto anota es poco menos que un don nadie. Por tanto el debate queda fuera de toda discusión (por nuestra asimetría de base) y lleva más que nada este texto la intención de ser una suerte de comentario, si se quiere, crítico (como se debe) de una parte del artículo citado.

Y digo de una parte, porque sería demasiado arduo investigar la profusa serie de citas, acontecimientos históricos y personalidades conque la erudición indudable de Costa ilustra su artículo; que es sin lugar a dudas educativo en muchos aspectos.

Sin embargo, una frase me inquietó cuando leí y releí el texto. Una frase que quizás, entreverada entre las citas, las menciones y en suma el edificio de sentido que tan prolijamente elabora Costa, haya quizás pasado inadvertida a atenciones menos inquisidoras (o menos quisquillosas).

Leer artículo completo…

The Served

The Served es una red de blogs donde se muestran trabajos de alta calidad, desde diferentes latitudes. Entre los temas que abarcan son: moda, fotografía, diseño industrial, animación y tipografía.

Se describen asi:

The Served sites bring you a steady supply of top quality creative work, with each site streaming fresh projects in specific categories(e.g. fashion, industrial design, photography…). To deliver this work to you, we comb through projects from the portfolios of the most talented creative people and teams around the world. We then serve up the best of what we find -at each of the Served sites, and in our weekly and monthly Served emails.

typographyserved.com

fashionserved.com

industrialdesignserved.com

motionserved.com

photographyserved.com

ForoAlfa | La paradoja de la super modernidad

foro alfa

por Vladimiro Cruz

La impecable e insoportable perfección de la Supermodernidad se acaba al olvidar las llaves en la mesa de noche, cuando la crema dental se chorrea sobre el lavamanos en el baño, o la silla tudor de mi abuelita desentona en la sala.

La supermodernidad no es más que otro vuelve y juega, contextualizado en la era de la globalización, del concepto «menos es más», principio angular del minimalismo. La pregunta que hay que hacerse es ¿porqué menos es más ó porque menos significa más?, sobre todo en una era en la que la expresión ya no tiene el sentido que pretendía el minimalismo originalmente: la búsqueda de lo esencial y de lo espiritual en la expresión humana. Este «refrito» minimalista actual no tiene nada que ver con esa propuesta inicial, más bien es el presupuesto del máximo beneficio con la mínima inversión; ley del actual capitalismo «salvaje» en la era de la globalización. Y sí… se considera como otro estilo más, donde se manifiesta una visión reduccionista del mundo en contrapeso al la visión compleja del «maximalismo» (donde los detalles hacen las diferencias), y se responde a la ley oscilatoria del devenir histórico de los estilos. Se deben validar tanto el uno como el otro y así cumplir con la dialéctica de la existencia; entonces se recuperaría el verdadero significado de dónde menos es menos y más es más.

Leer artículo completo…

ForoAlfa | Lo intuitivo en el diseño

foro alfa

Usamos el término «intuitivo» para los casos en que no podemos describir los pasos seguidos para una solución gráfica. Esta capacidad no puede ser empleada sistemáticamente pues carece de explicación racional.

Mónica Raiberti

Por Mónica Raiberti

Foro Alfa – En los años ’70, llegó a las cátedras de arquitectura y diseño industrial de la Universidad de La Plata, una corriente teórica que propiciaba salir de la «caja negra», es decir, de los procesos no conscientes en la fase creativa proyectual (Recordemos a Christopher Jones). Más tarde este movimiento alcanzó al diseño en comunicación visual de la mano de la semiótica, de la teoría de la comunicación, y de autores como Jorge Frascara, Joan Costa y luego Norberto Chaves. Estos aportes fueron profesionalizando la disciplina y dándole parámetros propios dentro de la comunicación. Pero, a comparación del gran desarrollo conceptual y metodológico que se produjo en nuestra actividad, no hubo paralelamente grandes indagaciones sobre los aspectos sensibles e intuitivos que también la constituyen. Trataré de hacer algunas aproximaciones a este tema a partir de ciertas observaciones y aportes teóricos.

En los largos años de trabajo en la Universidad, sólo tres alumnos demostraron un talento cercano a la genialidad en el diseño: ellos se manejaban de manera no deductiva y sin una metodología proyectual pautada. A esta forma de trabajo en diseño la denominamos «de manejo intuitivo». Tanto en la experiencia propia del diseñar como en la tarea de los alumnos es posible observar que los saltos creativos significativos se dan por precipitación de lo conocido y trabajado sobre un tema. Se producen de golpe, sincrónicamente, sin el uso del pensamiento por pasos deductivos. La mayoría de las veces, la culminación de las búsquedas creativas se da de esta manera aunque haya existido una aproximación a la propuesta de diseño a partir de un análisis sistemático.

Leer Artículo Completo…

ForoAlfa | Diseñadores con nombre propio

foro alfa

¿Cuál es la mejor forma de identificarse a la hora de iniciar la carrera profesional de diseñador?

Por Marcelo Pellizo

Foro Alfa – Dar los primeros pasos como diseñador es todo un reto. Implica tomar muchas decisiones que pueden ser críticas a la hora de determinar las posibilidades de progreso. Además de las difíciles cuestiones económicas y de índole tecnológico, siempre surge el problema de definir la propia identidad ante la sociedad, la denominación que nos identificará ante una audiencia heterogénea y en permanente proceso de cambio. La idea de que vamos a lidiar con un mercado coherente, con una noción clara respecto de la comunicación, es en la mayoría de los casos, una mera fantasía. Aún persiste entre público y clientes un profundo desconocimiento de la profesión del diseño.

En ese contexto de acción, una aparente simple decisión como la elección del nombre que llevará el propio estudio se convierte en un juego aleatorio de posibilidades, arbitrado por la disponibilidad de nombres «.com» por un lado y un abogado de marcas y patentes por el otro. Así se comienza a tirar nombres, a jugar con listados aleatorios interminables de denominaciones simbólicas buscando «originalidad» hasta recurrir a la pura abstracción en la búsqueda de sonidos agradables al oído; todo parece valido, todo es factible de ser utilizado cuando «se es nuevo en la profesión», porque de eso pareciera tratarse, de pagar derecho de piso, de probar y errar, una y otra vez hasta salir bien parados.

Encontrar una buena denominación como nombre de marca frecuentemente suele transitar dos polos opuestos, el nombre de fantasía y la auto titulación, también llamada denominación patronímica (llamar al estudio personal con el propio nombre y apellido). Debo reconocer que en mi caso dudé mucho antes de usar mi apellido debido a su mala fonética (Pellizo), pero poco a poco fui descubriendo las ventajas de identificarme profesionalmente con mi propio nombre.

Gestionar un estudio de diseño implica entre otras cosas posicionarlo, generar y fidelizar una cartera de clientes, mantener un nivel de calidad en el servicio, todos aspectos claves que requieren de un esfuerzo constante, y que construyen invariablemente una imagen como profesionales ante nuestros interlocutores. En ese sentido, cabe preguntarse: ¿por qué no volcar todo ese capital de reconocimiento público en el propio nombre? Lo contrario, identificarse con un nombre de fantasía desde los primeros pasos, implica que todos nuestros logros serán absorbidos y asociados a una denominación que, en muchos casos, no nos diferenciará claramente de la competencia: es muy común que aparezcan estudios con nombres que ya están utilizando otros.

Experiencias propias y de colegas amigos, recopiladas en estos últimos años, dan cuenta de algunos puntos que sostienen las ventajas del uso del nombre propio como marca en el inició de la profesión como diseñador independiente. A continuación algunas de ellas:

  • El propio nombre posiciona de manera directa como profesional. Una denominación de fantasía lo hace de forma indirecta: el estudio DESIGN puede ser el propio estudio, donde uno trabaja, ya sea como director, dueño, etc.; pero la forma en la que el público se referirá a nosotros, será siempre en este orden: «DESIGN el estudio de ‘Fulano’». Y el cliente, siempre memorizará en primer término el nombre del estudio en lugar del nuestro.
  • El nombre propio puede ser utilizado para presentarse como estudio o como diseñador freelance a la vez. Por ejemplo: para presentarse ante un cliente «Fulano Comunicación Visual» es un estudio, pero el material de presentación también servirá en el caso de querer postularse para un empleo en una agencia o estudio de diseño. Cuando un diseñador se presenta a un posible trabajo en relación de dependencia con un nombre de fantasía produce muchas dudas en el posible empleador: ¿porque este estudio o agencia quiere trabajar aquí?, ¿este portfolio es de un estudio o es de un diseñador?, ¿va a disolver su estudio para ingresar a trabajar aquí? Esas sospechas y prejuicios respecto del postulante generalmente conducen a que se lo descarte como candidato al empleo.
  • La identidad personal también es compatible con proyectos paralelos. Un estudio en sociedad puede convivir con el proyecto personal a modo de portfolio. Esto es muy frecuente en el ambiente freelance, ya que los diseñadores van cambiando de trabajos societarios o de colaboración, mientras su portfolio online se mantiene vigente bajo el mismo nombre, nutriéndose de contenidos generados en otros proyectos.
  • El nombre propio es también compatible con sociedades. Es posible sumar otro nombre al propio. Por ejemplo: si «Gonzáles Diseño» desea asociarse con «Pérez Comunicación Visual», pueden ambos fusionarse como «González & Pérez», conservando cada uno su propia identidad. El propio nombre también admite asociaciones temporales o permanentes, que pueden resolverse con la denominación «Pérez y Asociados». Con los nombres de fantasía es mucho más difícil. Por ejemplo: la fusión entre el estudio «PIXEL» y el estudio «LOGOS» obligará indefectiblemente a descartar uno de los dos nombres o bien buscar un tercero.

Otra tendencia muy frecuente es el uso de seudónimos «artísticos» que, no son otra cosa que variantes del propio nombre como marca personal. Con un uso consistente, los seudónimos, a pesar de inscribirse en un estilo menos formal, pueden producir resultados similares a los de los nombres propios.

Con estas reflexiones no pretendo establecer un único camino, sino compartir experiencias que pueden ayudar en el proceso de inserción y posicionamiento profesional, en los primeros pasos de los nuevos diseñadores.

ForoAlfa | Contra la justificación de la piratería

foro alfa

Por Wolfgang Hartmann

El artículo referido es «Tipopiratería», de Álvaro Sobrino.

ForoAlfa – En su ataque a las «foundries», Sobrino les reprocha que «ahora se rasguen las vestiduras enarbolando como bandera suya la propiedad intelectual del diseñador de tipos». Lo cierto es que las fundiciones de tipos solo tienen el derecho de explotación de los derechos de autor, y que la propiedad intelectual siempre pertenece a los artistas, generalmente hasta 70 años después de su fallecimiento (según el país).

Lo malo es que estos derechos son difíciles de defender para el diseño de alfabetos y que por el momento solo el tipo «Futura» obtuvo el reconocimiento de un tribunal como tipografía suficientemente original y artística para poder optar a la protección inherente a los derechos de autor. En otras palabras, tiene más reconocimiento jurídico un logo compuesto por dos letras del alfabeto, que un alfabeto completo en el que el artista haya trabajado un montón de meses o años (como se lamentaba Hermann Zapf, autor de muchas de las tipografías más copiadas).

pirate

En los contratos que firman con sus artistas, las fundiciones reconocen los derechos de autor y se comprometen a pagar los royalties sobre sus ventas, al artista o en su caso a sus herederos. La duración del contrato puede ser por un cierto número de años o para toda la vida, según acuerden las partes.

Otra forma de proteger el diseño es el registro como dibujo industrial1. Se puede recurrir a la Oficina de Alicante para la inscripción del diseño para su protección en el ámbito europeo. Con ello se ve cumplido el objetivo que se impuso la Asociación Tipográfica Internacional en su fundación hace más de 50 años y que ahora han ratificado las leyes europeas. Ahora bien, la duración de la protección está limitada entre 15 años y 25 años, y por ello no es muy frecuente que se recurra a este tipo de protección.

Sobrino menciona en su artículo, que «las fundiciones eran las que se fusilaban a cañón las tipografías los unos a los otros hasta hace bien poco». Supongo que se refiere a la época en la que las fuentes se utilizaban en máquinas de fotocomposición, sistemas cerrados en los que no era posible utilizar las fuentes de otra marca de máquina. Cierto es que hace unos 30 años algunos fabricantes de máquinas de componer copiaban algún tipo de éxito de su competencia para vender con más facilidad sus propias máquinas, pues los que poseían fuentes de gran valor, no estaban dispuestos a ceder bajo licencia tipografías que facilitaran a la competencia la venta de máquinas. En aquella época no existía ninguna legislación internacional que protegiera eficazmente al diseño. La Asociación Tipográfica Internacional (ATypI), de la que son miembros la mayoría de las fundiciones de tipos, está poniendo todo su empeño para que se reconozca la propiedad intelectual de las tipografías a favor de los artistas, cosa que quedó reflejado en su código de honor y que hoy cumplen sus miembros a rajatabla.

Entonces, ¿en qué fundamentan las «foundries» su «discurso apocalíptico y pseudomoral» contra la piratería? Pues en que las fuentes, desde que se venden en formato digital, son «software» y por ello están sujetas a protección. Hay ejemplos en los que una importante fundición acometiera acciones legales contra empresas por ofrecer indebidamente sus fuentes, y lo mismo contra usuarios que no pueden justificar la adquisición de las mismas. También está por esta labor la «Business Software Alliance» que insiste en sus mensajes al usuario de software en no utilizar copias piratas, pues ello puede ocasionar graves penalidades al usuario.

Las fundiciones de tipos no pueden hacer más que explicar a los usuarios que la utilización de copias piratas va contra la ley (ni «moralinas» ni «sermones»), pero no pueden actuar de policías, porque esa no es su función en la sociedad. Sobrino no exhibe fundamentos válidos para afirmar que las «foundries» son «peores que el pirata de consumo».

La decisión del artista de ceder durante un tiempo determinado los derechos de explotación de sus tipografías a una distribuidora es libre, como cualquier otro tipo de contrato. Es una decisión que toma el diseñador. Cuando así procede, es porque no sabe cómo o no desea invertir tiempo en la promoción de sus fuentes, en encontrar canales de distribución y realizar de forma continua la administración y el control de sus ingresos. Y muchas veces lo hace también para encomendar a los técnicos de la fundición las correcciones del diseño y del kerning, así como la conversión a todos los formatos de fuentes. Así es como funciona este y tantos otros sectores de la economía, como por ejemplo, la industria editorial. Si Sobrino está desconforme con el sistema económico vigente, debería centrar sus críticas y su energía en criticar al sistema y no a quienes actúan conforme a sus reglas y legislaciones.

Apoyar a los usuarios de fuentes piratas, no ayuda para nada salvaguardar «el futuro de la tipografía» sino todo lo contrario. Ese tipo de actitudes genera enorme frustración entre los creativos.

pirata

ForoAlfa | Diseño + Reflexión & Debate

foro alfa

Foro Alfa en un blog que propone la reflexión, polémica, analiza casos alrededor del diseño. Es punto de encuentro de maestros como Joan Costa, Norberto Chavéz, Erik Spiekermann, Alejandro Rodríguez Musso, Paco Calles, entre otros.

No había consultado la pagina (pues me llegan los artículos vía correo electrónico, gracias a sus sistema de suscripción) y resulta que se ha rediseñado.

http://foroalfa.org/

Revista Hermano Lobo – digitalizada

Hermano Lobo fue una revista de humor inspirada en el semanario francés Charlie Hebdo, editada entre los años 1972 y 1976.

En sus páginas colaboraron autores de la talla de Forges, Chumy Chúmez, Andrés Rábago «El Roto» (que por aquel entonces firmaba como Ops), Manolo Summers, Gila o Perich, y escritores como Manuel Vicent, Francisco Umbral, o Luis Carandell.
Al igual que el resto de las revistas de actualidad política de la transición, Hermano Lobo sufrió varios casos de censura y secuestro de números.

Hoy, al igual que en el caso de Triunfo Digital, todos los números de la revista se han digitalizado y están disponibles en Hermano Lobo Digital. Una gran oportunidad para conocer un poco mejor el tiempo en que “Contra Franco vivíamos mejor”.

«Fue una fulgurante irrupción. Hermano Lobo, sin aviso previo, sin campaña de lanzamiento, sin miramientos, hasta con descaro, invadió los quioscos españoles. Sus ejemplares aparecieron súbitamente como briosos pasquines que arrollaron revistas del corazón, semanarios, fascículos y toda clase de etcéteras de papel. Desde su morada hornacina en la portada, el hierático torero de Ops ofició como atrayente e inquietante enigma para que, al divisarlo, cuantos pasaban por allí se precipitaran al inmediato puesto de periódicos y, seducidos, sin pensarlo más, arrebataran los ejemplares de aquella revista de título tan extraño como inesperado. Y tan oportuno. Cuando, sedientos de humor, fueron descubriendo el sorprendente contenido de sus páginas, no solo se habían convertido ya en sus fieles lectores, sino en entusiastas prosélitos que utilizaron el directo boca-oreja para expandir la buena nueva».

El diseño y la realidad

Javier Gonzalez Solas

por Javier González Solas

Se pueden considerar al menos dos realidades de la profesión: la de la producción material y la de las condiciones de esa producción. La primera reduce el diseño a un papel instrumental. La segunda lo sitúa en una perspectiva política.

En el mismo día en que me llega una notificación de la organización de la BID (Bienal Iberoamericana de Diseño), leo —con retraso— un artículo de Raúl Belluccia en FOROALFA, y alguien me dice que lo que se enseña en la universidad no tiene que ver con la realidad de la vida. Con todo mi apoyo a una iniciativa en principio prometedora, con todo respeto al autor, y con la mejor receptividad para opiniones provenientes unas veces de un simple sentido común y otras de meros clichés, pienso que en los tres casos se trata de manifestaciones de superficie sobre cuyo origen vale la pena hacerse alguna pregunta.

Leer artículo completo…